5 de abril de 2008

Ojitos

tras esos ojos como huesos de chirimoya escupidos en plato de postre

ojos de piedra mareada en la orilla del paseo marítimo inalcanzable

ojos puertas a un vacío adornado con farolillos

aviesos motivos para dejar de ser saliva

traviesos bufidos con cascabel incansable

ojos de rata licenciada en escenografía

ojos precipicio para lemings de sobremesa

tras esos ojos como moscas reventadas en un cristal

abrazadas la maldad y la mayor de las estupideces

2 comentarios:

Clara dijo...

Me ha gustado mucho el final, no me lo esperaba :)

NaT dijo...

Cada mirada un mundo, es lo que se dice ¿no? y que los ojos son el espejo del alma, y que quien no pueda entender una mirada sera incapaz de comprender una larga explicación.

Pues yo tengo ganas de mirarte y saber en cual de esos ojos estás reflejado ;)

Besines