27 de julio de 2008

recibo tus afectos
con guantes de beisbol

anticipo tu presencia
y huyo a las frescas circunvoluciones de mi cerebro

espero que (hoy) despiertes odbviándome
para recuperar las palabras
sobre futuros posibles sin manos de médico abortista
que lavar en esta palangana pagada a medias

2 comentarios:

Clara dijo...

Da un poco de miedo, duele.

Un placer leerte.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Pues no es más que la historia de un cobarde.

La historia de cuando esperamos que los demás solucionen nuestros problemas.

Es peligroso cuando uno protagoniza una con este argumento.

Saludos.