3 de noviembre de 2008

Olvida las carencias
y come de mi pecho el fruto
que te dará la vida.
Besa más allá de tus manos estiradas
deseando huir de su correa,
más allá de una visión
encarcelada por una miopía de imposibles.
Desea,
pero no quieras nada,
sólo desea, pídelo todo, busca la pieza
que siempre está perdida.
Grita y rompe los tímpanos
de las jaulas,
haz aullar a los perros
y llorar a los hombres,
que giman los lobos y caigan las rodillas.
Suda el veneno que te inculcaron
los dioses
que viven y no existen,
esos que caminan sin ojos
y orinan en tu cerebro.
Aprieta los dientes hasta que su rechinar
haga sangrar conciencias.

1 comentario:

Yo soy Joss dijo...

ahora no tengo tiempo de estudiarla a fondo, pero para empezar, me gusta como suena... es como cuando miras un cuadro, la primera impresion es importante, luego se estudia... esta se me lleva una impresion excelente, tiene fuerza.