14 de enero de 2009

Insectos (II)

la ambición del escarabajo
convirtió la bola de estiércol
en un mundo ingobernable