31 de enero de 2009

Insectos (IV)

El susurro de tus muslos de grillo
acalló la pereza
de estas manos de cigarra