21 de abril de 2009

Insectos (VIII)

El canto de cuerdas
entorna, párpados de verano,
los plátanos de la avenida.

Caminar de fiera
exhausta. Derrite los pasos
la chicharra con su risa

y adormece la vuelta
del discurrir despacio,
del retornar a la vida.

2 comentarios:

elmudo dijo...

No sé qué estás comiendo últimamente, pero me lo podías decir, que estoy en época de sequía.

Y vosotros seguid haciendo juergas sin mí, seguid, que no tenéis ni idea de lo rencoroso que soy.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Pues de sequía nada. Que hay que escribir que es para lo que valemos y comer pues lo de siempre, un poco de todo, en mi dieta últimamente han entrado Domenchina, Larrea, guarnición de Quevedo y un tal Josep M. Rodríguez que me tiene entregaito.

Y lo de las juergas a ver si de verdad nos ponemos de acuerdo y quedamos en algún sitio donde podamos beber hasta caer al suelo que hace mucho que no duermo en el mismo sítio en el que caigo redondo.