20 de abril de 2009

Presente

El presente está hambriento.
Encuentro dentelladas en mis recuerdos,
quemaduras en las sonrisas viejas,
olor a cuerpo rendido
y unos labios de metal con voz desmantelada..

El presente no necesita
del niño que solía ser
y me vincula a una inercia
que aborta todos los deseos acurrucados.

Mi presente inaccesible,
cerrado y rígido,
alumno privilegiado del miedo.

5 comentarios:

elmudo dijo...

¿Y cuándo piensas dejarlo atrás? Luego es mas fácil de lo que parecía.

O sea, que yo, dando consejos psicológicos a un psicólogo. Con una colega tuya, igual. Válame la virgencica.

Víctor L. Briones Antón dijo...

A ver chaval, por supuesto que lo dejo atrás, no es lo que se expresa lo que siento a todas horas del día. Pero si es verdad que no es un sentimiento que me vaya a permitir avanzar.
Que le vamos a hacer si hay horas del día en las que el lado oscuro es mucho más poderoso de lo que debería.

Y mudo, es que los psicólogos con nosotros mismos, como personas que somos, muchas veces no sabemos ser objetivos, a ti te lo puedo decir porque estamos en confianza y sólo lo vas a utilizar para despellejarme como a mi me gusta.

Un besazo.

Anónimo dijo...

Bueno, pero a mí lo que me interesa no es la poesía ni la filosofía, sino que vengáis a comer y a beber y a fumar, que al final hay que decirlo to, pijo ya.
Así que menos pamplinas, habla con la parejita, y fechas.

Firmado el chaval.

Argax dijo...

Eso, eso, fechas, fechas.

Gracias por los empujones que nos das estimado chaval.

elmudo dijo...

Que no, que nada de gracias, que fechas digo, señor mayor.