2 de mayo de 2009

Insectos (IX)

Los niños crucifican libélulas
en los troncos,
la muerte en sus manos
como un juguete,
la risa en sus bocas
como un telón
anticipando a los padres
que fuman distraídos,
apoyados en la ilusión
de ser más fuertes que la muerte.

3 comentarios:

elmudo dijo...

Con el cuero asombrado ante el mundo.
Clarísimo e inteligente, como siempre.

¿Para cuando tú mismo?

Un abrazo de hermano.

Argax dijo...

Pronto, hermano, muy pronto.

Yo soy Joss dijo...

pues sí, describes muy bien cómo es el mundo aquí.