10 de mayo de 2009

Una Casa

Quiero una casa.
Una casa no para tener.
No para retener
hombres alabando mis potencias,
mujeres invocando mis gracias.
No para guardar el humo denso del tabaco
detrás de las ventanas,
ni las risas, el vino o las confusiones;
ni los niños, los amores o las desgracias.
No para mantener protegidas las palabras
tras silenciosas puertas atrancadas.
Una casa,
sólo para tener jardín
y cultivar esperanzas.

9 comentarios:

elmudo dijo...

CO-JO-NU-DO.
Confieso con vergüenza que estoy un poco envidioso.
Un beso.

de Avalon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
de Avalon dijo...

Una casa que seas tú, esa casa con mayúsculas donde podamos estar sin miedo, que no a salvo...


un abrazo, Víctor

(borré el anterior por que la lié con las faltas y eso)

Arezbra dijo...

Me encantaría no tener todos los cuadros torcidos en esa casa que he intentado construir.
Ojalá en todas las casas hubiera cuadernos en los que escribir deseos tan esperanzadores como los tuyos.
Un saludo

Tordon dijo...

Estimado Viktor:
Llego hasta aquí por la siempre de fiar "vía -Porquero".

Y su casa me gusta.

Salu2

INÉS (y yo).. dijo...

"Una casa,
sólo para tener jardín
y cultivar esperanzas."
....creo que no hay más hogar que ese...(aunque tengo la sensación de haber llegado tarde a construir los cimientos)

Besos, Victor

elmudo dijo...

Hablando de casas, la mía es como la de Bernarda Alba: no entra varón...

Enorme éxito, Briones, y merecido. Insisto en lo de la envidia.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Bueno, pues muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí para animar este mi rincón.
No os negaré que me anima a seguir escribiendo a seguir compartiendo. Espero que esta comunicación continúe.

Mudo, tu casa está ausente de varón porque en el fondo eres tímido y no te atreves a invitarlos. Ya te haré terapia de esa envidia injustificada. Tengo ganas de departir sobre poesía con su persona (y de lo que no es poesía también).

Avalon, yo no estoy seguro de querer perder mi miedo. Me hace ser prudente y acercarme a lo que me rodea desde muchos flancos. La seguridad, eso es otro tema.

Arezbra, ¿has probado a coger un viejo cuaderno sin usar y empezar a escribir desde cero?

Tordón, es que el porquero es mucho porquero, un azote auténtico y un tío sensato. Vuestros tête à tête suelen ser antológicos y procuro no perdérmelos.

Inés, tu lo dices bien. Hay que buscar un jardín en el que cultivar.

Café con Agua dijo...

Vaya sorpresa tu visita y tu blog...
Enhorabuena, coincido en muchas más cosas de las que crees contigo.

Saludos!