10 de mayo de 2009

Una Casa

Quiero una casa.
Una casa no para tener.
No para retener
hombres alabando mis potencias,
mujeres invocando mis gracias.
No para guardar el humo denso del tabaco
detrás de las ventanas,
ni las risas, el vino o las confusiones;
ni los niños, los amores o las desgracias.
No para mantener protegidas las palabras
tras silenciosas puertas atrancadas.
Una casa,
sólo para tener jardín
y cultivar esperanzas.