2 de agosto de 2009

Insectos XVI

Sobre la superficie del arroyo
los zapateros caminan.
Desde el fondo se les ve la tripa.

4 comentarios:

de Avalon dijo...

quién se la ve? o se les ve?
como aquello de qué ruído hace al caer un árbol si no hay nadie en el bosque...

(es una bromita, sólo...)
+
un abrazo, de vuelta, victor.

esas vacaciones, que sean buenas.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Mis minivacaciones comienzan el Viernes, estoy deseando rebozarme en arena fina y acabar con la piel reseca de salitre.

Del poema, pues, me hace gracia que hables de lo del árbol que cae en el bosque, eso es que mi intención al escribirlo ha sido más o menos satisfecha. Supongo que lo más evidente sería decir que se la ve la trucha que babea y se relame.

Un beso.

theodore dijo...

Mientras vuelves o no vuelves (tu alter ego ya está activo, lo sé), me paso, te saludo, te cuento que también te leo y me asombro por aquí, hago una reverencia, y me marcho sin hacer ruido.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Pues muchas gracias Theodore, me alegra verte por aquí y espero que vayas comentando lo que leas, que te guste, y sobre todo que te diga algo, que te mueva, aunque sólo sea un poquito.
Lo del alter ego activo, pues no te creas, que anoche tuve reunión de antiguos compañeros y parece ser que los gin tonics de ahora hacen el mismo efecto que los güisquis de ayer.