10 de octubre de 2009

Insectos XVII (más sobre la historia del grillo)

Curtido en pocas batallas
calla el grillo sufrido,
abatida la garganta
espanta de la boca la brida.
El grillo ya no canta
sonatas sin sentido.
Destruida su fama
calma su voz desabrida
en la muerte que lo llama
porque la vida se le ha ido
andándose por las ramas;
buscando final prometido.

2 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

sólo una anécdota biológica, el grillo no "canta" con su garganta, sino con sus patas, de hecho los oídos los tiene en las patas también.

Argax dijo...

Sé que el grillo de gargánta anda cortito, lo que no sabía es que los oídos los tenían también en las patitas.

Es lo bueno del lenguaje poético, que a lo mejor no es un grillo de lo que hablo.

Un beso.