1 de diciembre de 2009

la desesperada búsqueda de identidad

la desesperada búsqueda de una identidad
acabó

ahora soy los personajes olvidados
de las novelas que leí
los ovillos de carne en las camas
donde reventé
las palabras deslizándose
desde la boca hasta el arrepentimiento
y las que se inflan
hasta adueñarse de los labios

la ineptitud del deseo desdibujado
quedó atrás

ahora persigo la posibilidad de las gaviotas
lanzándose en picado
por la línea que traza el hambre
hacia las brillantes escamas
deslizo mis manos por superficies pulidas
colmadas de tiempo
desgastadas de tanto entregar esencias
a las manos curiosas

la mezquindad de vivir en los objetos
dejó paso
a la madera
a la tinta
a la piedra
a los sexos húmedos
a los alimentos
al fuego
a la entrañas
a la tierra con acné de semillas
a los ladridos de los perros
al cadáver aun capaz de amamantar a su bebé
la boca se cerró y ya no pide
el silencio empezó a tomar forma
y la sabiduría del instinto
me hizo regresar al punto de partida

4 comentarios:

de Avalon dijo...

Amigo mío i lo digo desde ese lugar escondido, pequeño, rojo y caldeado de las verdades, te felicito y te envidio con alegría.
No es el poema sólo, es Ser ese salto, ese vuelo de la gaviota, sin miedo, tan grande por la certeza de su cotidianeidad...
Llegar ahi, a no vivir en los obejetos sino a ser...

Leer esto ha sido un instante de gozo y te envío mi abrazo más cálido, más grande, más cierto.

maliae

Víctor L. Briones Antón dijo...

Es la eterna lucha Avalon, desprenderse de lo accesorio de la vida, acabar siendo esencia, verdad, comportarnos según lo que sentimos, con sinceridad. Dejar de ser la paloma que reacciona a los estímulos luminosos para picotear y obtener su comida.
Acabar con lo inmediato.

Un abrazo cálido. Tus palabras me animan. Haber transmitido algo con mis versos es lo único que necesito.

Yo soy Joss dijo...

Necesitaba tiempo para este poema. Me ha impactado. Me siento representado.

Argax dijo...

Porque es muy difícil dejar de vivir en lo que poseemos. Complicadísimo.

Hay personas Joss, bastantes creo, que conocen la infelicidad asociada al vacío de vivir para aparentar, de vivir para tener.

El poema habla de esas personas, condenadas en cierta forma a un ostracismo difícil de llevar pues no pueden vivir como la mayoría y deciden crear su propia forma de existir basada en principios que no encajan con el mecanismo que les rodea, eso les convierte en personas fuertes pero también en solitarios, cínicos, tendentes al aislamiento.

Pero de ese tipo de vidas es de dónde puede surgir la renovación.

Un beso