23 de febrero de 2010

Diferentes estados

Me hice difuso,
borrosas mis estancias
y fallidos mis abrazos.

Me hice cobarde,
hermano del susurro
y de las ojeras.

Me hice atasco,
opresiva aglomeración
de verbo descarnado.

Me hice tirano,
sometiendo mi imperio
a una tenue inminencia.

Me hice silencio
y futuro cataclismo
de trenes acercándose.

Me convertí en cuchillo
para el sacrificio,
en caricia contenida,
en un agónico ultimátum,
en bandera blanca y muda,
me convertí en lamento
para poder soportarme.

4 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

vítoh, hay que organizarse para que este año puedas venir a Córdoba a alguna de las actividades que se organizan en las jornadas poéticas de Cosmopoesía, eh?

Argax dijo...

Vale, de momento ya he mandado poema que he visto la invitación que me has mandado. Gracias.

de Avalon dijo...

y conviven los estados de forma agónica, y cada uno tiene su momento de gloria, y de cada uno se obtiene alguna clase de fuerza.

y si, tenemos que deshacer más los poemas, lo echo en falta, aunque esté de sequía...

un abrazo, Victor.

Argax dijo...

de Avalon. La sequía terminará, siempre acaba lloviendo, muchas veces lo que conviene es buscar en el subsuelo y dejar de esperar a que el agua caiga del cielo.

Respecto a los estados, menos mal que tenemos las letras para dar fe de ellos, para aprehenderlos, para hacerlos evidentes. Conciencia amiga, conciencia aunque duela...