25 de marzo de 2010

Flor de tomillo


Diminutos gestos:
flor de tomillo.
Hueles a promesa posible.
Tocas la arisca ladera
coronada de miedo viejo.

Flor de tomillo,
tus palabras casuales
ablandan el pecho de la roca,
dejándolo todo duda y brotes
tanteando el vacío.

Flor de tomillo
la presencia de brazos mullidos,
incitantes, puliendo una verdad
capaz de allanar
el más estudiado destierro.

4 comentarios:

theodore dijo...

Cuando el amor (o deseo, o lo que fuere) llega así, de esa manera...

La posibilidad es uno de los mejores olores. Casi más que la certeza.

Sotes

Argax dijo...

Y nos olvidamos del tercer elemento, el cambio.

Primero la posibilidad de vivir o tener el amor. Después la certeza, el presente, la vivencia.

Y todo termina con el tete a tete con el espejo para ver como te ha cambiado la cara después de la experiencia.

circularidad.

Un beso Theo, veo que tampoco descuidas este espacio al que le tengo especial cariño.

theodore dijo...

Oh, nunca dejo de entrar. Si no suelo dejar comentario es porque no me gusta recurrir al "qué bonito", "qué intenso", "qué bien escribes", etc... y la mayoría de las veces con tus poemas no se me ocurre otra cosa (dicho como cumplido, of course).

Pero siempre he venido a leerte ;-)

Muakks.

Argax dijo...

Lo sé niño, lo sé.

Lo que me vendría bien es que me dieras caña y me comentaras lo que no te gusta, así que ánimo y afila el machete.

Besote.