27 de abril de 2010

Mientras duermo todo sucede:
los mediocres se doctoran cum laude,
los deformes dejan de salir rana,
los falsos afilan sus falacias,
los hambrientos comen langosta
y los insomnes descansan.
Mientras duermo congelado
acontece el reparto del pastel
sólo para bocas espabiladas.

3 comentarios:

elmudo dijo...

¡Qué curioso! Ese filo de humor ya de vuelta, casi senequista, no parece tuyo. Tú sueles mostrarte más dolido en lo personal. ;-))

Verksos...

elmudo dijo...

A mí esto me apetece más.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Supongo que te apetece más porque para dolores personales cada uno tiene su autoservicio 24h.

Bersos.