22 de abril de 2010

Si sueño con hacer
amanezco hundido hasta las rodillas
en el fango impecable de lo cotidiano.

Así que hago para no soñar,
hago para no tener que dormir,
hago para espantar lo que no hice.

Si sueño, me clavo
frente a la extrañeza
de no estar vivo.