13 de abril de 2010

Tu voz me empuja

Tu voz me empuja al suicidio.
No por ominosa y lúgubre,
húmeda, oscura y oxidada;
no por sonar siempre triste
sino por estar vacía:
por no querer decir nada.

6 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

hablas de Darth Vader, no?

Víctor L. Briones Antón dijo...

Sí, pero después de una traqueotomía. No te jode.

elmudo dijo...

A mí me gusta mucho que vayas por ahí (seguro que a Joss también).
Pero claro, eso es algo muy personal.

elmudo dijo...

ah! y mucho acierto en una de las causas de suicidio más incomprendidas.

theodore dijo...

Otras voces que quieren decir demasiado también invitan al suicidio, aunque no sé si propio o ajeno ;-)

Sotes

Argax dijo...

Has visto mudo, es que uno llega a un punto en el que se cansa de escuchar chorradas.

Pues sí Theo, el otro extremo también es bastante molesto. Pero tu lo dices bien: "quieren decir", esto es, quieren pero no pueden, luego mejor que estuvieran con los labios bien cosiditos.

Un beso para cada uno