13 de abril de 2010

Tu voz me empuja

Tu voz me empuja al suicidio.
No por ominosa y lúgubre,
húmeda, oscura y oxidada;
no por sonar siempre triste
sino por estar vacía:
por no querer decir nada.