21 de mayo de 2010

Sin mi ironía

Sin mi ironía
ya me habría deshidratado.
Tengo la costumbre de llorar
sin haber mirado,
llorar de oídas
y penar con anticipo.
Por eso este mirar de soslayo,
y mis propias categorías:
porque si miro me canso.