11 de noviembre de 2010

Sexualidad de los esqueletos

La espiritualidad está sobrevalorada.
Mi alma no tiene labios ni lengua,
la tuya brilla mucho pero carece de orejas.
Así que si mi alma no habla
y la tuya no se entera
para qué queremos querernos etéreos
si esta tu cama o las aceras
para destrozarnos chocando los huesos.