21 de diciembre de 2010

Hoy

(Hoy) puedo componer un grito
ayudado de todos los silencios
que un día desmenucé.

(Hoy) puedo hablar el idioma
de los hombres deslenguados.

(Hoy) quiero sostener en vilo
este solsticio agujereado.

(Hoy) que ya no pido
cuarenta grados al invierno,
aspiro al aire que olvidé.

6 comentarios:

de Avalon dijo...

Hoy, así es hoy... uptimista.

Me gusta mucho leer esto, me gusta la forma en que lo has pautado, me gusta que (HOY)sea así.

;) beso

Víctor L. Briones Antón dijo...

Hoy, ahora, en este momento...

Se me olvida que el corazón que escucho es el mío, para la memoria rabitos de pasa y para los nervios acción.

Hoy todo es posible.

Beso de vuelta.

la MaLquEridA dijo...

Hoy, me gustó leerte.



Saludos.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Y a mi me gustó descubrirte, verte por aquí.

Un abrazo.

Mónica dijo...

Lo importante no es el ayer ni el mañana, lo único importante es vivir y difrutar del presente, y nuestro presente es hoy.
Un saludo y "hoy" me he topado de casualidad con tu blog.
Un saludo.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Estoy de acuerdo con que hay que estar todo el tiempo que se pueda en el ahora, en el aquí.
Estos versos hablan de un proceso de años, contados en unos minutos.
A mi, una vez escritos me suenan mucho a lo de paren el autobús que yo me apeo aquí...

Mónica, las casualidades son las que nos llevan unos a otros en esto de los blogs, espero verte por aquí, cuando quieras.

Un saludo.