14 de febrero de 2011

Siembra

A las personas es imposible educarlas. Se resisten a ser lo que otros les dicen tienen que ser. A las personas hay que sembrarlas, dejar caer lo que uno siente como conocimiento sobre sus sentidos y esperar.
Hay que saber que jamás recogeremos los frutos que dejemos en su tierra, no nos pertenecen y ni siquiera se parecerán a los que cosechemos para saciar nuestro hambre. Algún día, si aquellos que consideramos fértiles, permanecen a nuestro lado, podremos descubrir nuestra mano en sus frutos. Eso debería bastarnos.

8 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

Muy sabio, hermosos frutos los que te crecen a ti, sembrando en los demás.

elmudo dijo...

Sí señor, y hasta yo diría más: casi ni sembrar; ser como uno es, que ya los demás van cogiendo de ti lo que les parece bien. Y sí que se ven marcas de uno a veces, y es una satisfacción totalmente íntima y muy hermosa.

Veo que tu trabajo te está dando algo más que euros ¿no?

Besos...

Pedro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
eρHedro dijo...

Ayer Joss hizo un comentario que me recordó a los míos. Me dio gustirrinín.

de Avalon dijo...

Sembrar y abonar a (en)las personas. Casi sin hacerlo, con la simple coherencia.

Ver y reconocer-se en ... Estás fino y afinao

La caza es otra cosa.

Me gusta mucho.

beso, gachón :)

Víctor L. Briones Antón dijo...

Joss, porque vosotros soís fértiles.

Mudo, efectivamente, tu has dado en el clavo, mi trabajo, que me destroza pero que también me da cosas que no podría obtener de otra forma. Y sí, muchas veces basta con ser como uno es y esperar.

Eph, y del texto que me dices, ya sé que ayer fue san valentín pero hubiera sido suficiente con que le mandaras una rosa a tu amor. Un beso petardaco.

de Avalón, suelo pensar y reconocerme sobre y en la forma imperante de transmitir conocimiento: la imposición. No nos damos cuenta de que lo que se impone queda pero queda como ropa interior que aprieta y rasca, lo que elegimos, aunque lo hagamos sin darnos cuenta, es lo que nos define. Tu si que me gustas a mí gachí!

Susana dijo...

¡Te encontré! Y por ahora, me gusta mucho lo que estoy viendo, tanto aquí como en Papiroflexia Inversa. Vendré a visitarte con tiempo.

Un abrazo.

Argax dijo...

Susana, qué bien ser encontrado. Ponte cómoda y disfruta.

Un abrazo.