29 de abril de 2011

Diminutillos. Atleta.

Miedo.

Llegar a la meta, subir al podio y después el olvido y el fracaso.


Realidad.

Desperté en la pista, seguía corriendo y no había nadie que quisiera adelantarme. Empecé a buscar el ritmo adecuado.


Plenitud.

Aumentar las distancias. La meta dejó de ser el objetivo, se convirtió en una consecuencia madura.