6 de abril de 2011

diminutillos

4.

Jugamos al despiste diciendo verdades. La mentira tiene las patas cortas, pero la verdad es coja. Jugamos a creer sólo aquello que encaja con nuestra realidad manufacturada.