6 de abril de 2011

diminutillos

4.

Jugamos al despiste diciendo verdades. La mentira tiene las patas cortas, pero la verdad es coja. Jugamos a creer sólo aquello que encaja con nuestra realidad manufacturada.

6 comentarios:

Alforte dijo...

Incluso hay gente que es como el demonio, mezclando verdades con mentiras; de eso la clase política anda sobrada.
saludos

G-boy dijo...

Dios, otra vez, en menos de 24 vuelvo a leer eso de que la mentira tiene patas cortas...y otra vez me da penita y me acuerdo de mí mismo mis patitas U__U . Cariños.

SRO dijo...

Con la verdad por delante podrías ir tan lejos como con las patas de una cómoda. O de un sinfonier, va!

Víctor L. Briones Antón dijo...

Alforte, de la clase política mejor no hablamos, menos aun ahora que en esta Andalucía nuestra nos han demostrado que el podría ser peor siempre está acechando. Y sí, hay muucho demonio liante por ahí suelto.

Pero las patas de la mentira son torpes, con las tuyas si que avanzas hombre, no hagamos la asociación fácil de de si la mentira tiene las patas cortas como las mías...

SRO, hay cómodas que han ganado maratones, pero sí, la mayoría son muy cómodas.

elmudo dijo...

OK.

Argax dijo...

MAKEY.