5 de mayo de 2011

Diminutillos

6.

Un hombre es capaz de aguantar el disgusto mucho más tiempo que la respiración. Cuando llega al límite de ese disgusto se da cuenta de que lo más lógico es batir el record de inmersión en realidad a pulmón y tanto se empeña en esta empresa que acaba muriendo.

3 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

te comprendo taaaaan bien. Por cierto, ahora hago ejercicio, me está sentando bien.

elmudo dijo...

Por cierto, claro, jejeje...

Víctor L. Briones Antón dijo...

Joss, el ejercicio sienta bien porque te dejas la mente en la mesilla. Yo aguanté dos meses en el gimnasio, pero me quité, echaba de menos mi neurósis.

Mudo, no seas malo hombre...