17 de agosto de 2011

Parajos

Sólo tenía que graznar
a la gaviota:
levanta el vuelo!

Sólo tenía mis entrañas
para alimentar
la manda de cuervos.

Sólo quería cantar
como el canario
Papillón, huido y despierto.

Solo sin campanario,
original zancuda,
vuelvo a África este invierno.

Para John, que me prestó el título.

4 comentarios:

de Avalon dijo...

Como las golondrinas...

y una gaviota, salvaje, un canario quizás domesticado, quizás no y último manjar para los cuervos.

cantar, cantar y volar a Africa.

bien prestado el título, ave.

:) besos i bersos

Eloísa A. dijo...

Poema ligero como pájaro y con peso de alma.

Bien. Un saludo.

perbcn dijo...

Muy bonito. saludos

Víctor L. Briones Antón dijo...

Avaloncilla, un poema ligerito en apariencia, me lo pasé muy bien escribiéndolo, aunque ya sabes que si no meto una pizca de amargo no me quedo tranquilo.

Eloísa A. Bienvenida a mi blog, espero verte por aquí muchas veces. Lo digo arriba poema de poco peso, peso pluma, pero, como tu dices, con más dentro de lo que parece.

perbcn, igual que a Eloísa, espero verte con frecuencia por aquí. Me alegro que te gustaran los versos.