22 de septiembre de 2011

Mis dos matrimonios

Me casé engañado
con la torpe Remedios.

Aumentaron mis dolores
con el roce de sus besos.

La cambié por Angustias
para purgar con penitencia

esas ideas como olivos,
desaliñadas y siniestras.

Sonreía, botaban sus pechos.
No me enseñó a sufrir,

sólo pude follar y reír
angustiado y sin remedio.

Porque últimamente leo y escucho mucho a Sabina.

4 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

Pues a mí me suena como a copla.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Es que Sabina es muy coplero... Pero que quede claro que el mérito es mío a ver si ahora se va a llevar toda la gloria el gachó con la voz de cazallero ;)

Yo soy Joss dijo...

pues tú no digas nada, y deja que sean tus lectores quienes encuentren la relación!

Argax dijo...

Supongo que tienes razón querido.