16 de febrero de 2012

Perversiones cotidianas

Los alimentos si se cocinan a fuego lento resultan más suculentos.
 Arguiñano.

El Puchero


la partitura de la olla rápida
en el atril de la campana extractora
espumadera para desespumar
cuidado con las costumbres
obstruyen el filtro
hacer calor para congelar
me alejo
ese clic fotográfico de los ojos
el agua hierve
y busco tareas para encajar
entre las costillas del puchero pervertido

6 comentarios:

Duc de Charlus dijo...

No te olvides de ponerle azucar!!! realza el sabor del zapallo y reduce la acidez de las demás verduras...por si no te salió bien lo de la espumadera!!!

Argax dijo...

Todo salió según el plan. Un puchero como el de mamá.

Justo dijo...

Si ya no encontramos tiempo para cocinar, el hacerlo y además sacarle partido artístico, ¡merece un gran aplauso!

Argax dijo...

Bueno Justo, pues se agradece. Creo que aun queda algo que congelé...

de Avalon dijo...

se me hace que podíamos hacer un libroensaladaenbol con todos esos poemas de comer... qué si...!!!





(llegaré de nuevo, sólo que mis vísceras no me dejan y paso de asturriarlas por ahí. beso, quillo)

Víctor L. Briones Antón dijo...

Podríamos, de momento habrá que poner en pié más recetas no?

Y tú tranqui tronca, no te me estreses. Beso