17 de mayo de 2012

Diminutillos

16.

Con piel de trompeta 
te anunciabas
y comías al mundo su espacio
con tu piel
anticipo de tu hambre
de tus pasos absolutos
del encaje de tu viento
en esta carencia
tu piel que yo tocaba
con caricias desafinadas

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Amaso notas desafinadas de las cornetas del llano y no saben expresar ni la mitad
de todo mi llanto.

Te quiero y lo sabes.
Que no lo sienta tu novio,
No pasa nada si me siente,
que ese te tiene más.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Anónimo, cómo eres anónimo. Y yo que torpe que te pienso y no te encuentro, siempre fui de natural despistado.

Tu amasa, amasa, pero no olvides parar que las cosas muy manoseadas acaban por no gustar ;)

Doloralfa dijo...

El ritmo de la falta,de esa carencia,de ausentes roces que generen la música del transcurrir del tiempo al lado de...
Muy hermoso Victor un abrazo.

Rosa María dijo...

Con piel de trompeta
te anunciabas.


La piel ese manto protector, es también el barómetro de emociones: se estremece, se sorprende y se desgarra cuando las lágrimas emanan y se alegra cuando la risa se difunde.
Un abrazo

http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com.es/

Víctor L. Briones Antón dijo...

Doloralfa, todos tenemos relaciones enconadas, su recuerdo nos hace tener la sensación de pérdida perpetua.

Rosa María, efectivamente. La piel puede ser armadura o bandera, amable receptáculo o árido desierto. Un placer tenerte por aquí.