26 de diciembre de 2012

Perversiones cotidianas

Hay dos tipos de personas, las que tienen aloe liado en papel albal junto a la huevera y las que no.
El autor 

Imanes en la puerta de la nevera

como un pasaporte huellas dactilares
recuerdos de sueño humilde
restos
de aquel viaje apresurado
yo también estuve
todos fueron
a esa aventura turista
a esa huida increíble
tal y como la cuento
escapar del tedio
con limoncello
del punto intermedio
entre las opciones poco nutritivas
de lo que puedas o debas comer

Para Tere, que me dio la idea


6 comentarios:

Alforte dijo...

Todo un pequeño universo lo de los imanes en la nevera que delata al que los posee.
Bsote

de Avalon dijo...

Huellas, señales de haber estado ahí, algun resto, un recuerdo, un imán en la nevera dibujando los momentos...

Bona nit, vecino, y un berso.
(todo mejorando...)

Argax dijo...

Alforte, es otra de las cosas que se pueden observar para conocer a las personas, una pequeña pista que puede decir mucho o no decir nada.

Avaloncilla, mejoro yo también, aunque no lo diga y aunque los poemas de ahora sean más bien ligeritos y de fácil digestión.
Y de lo que dices de las huellas, pues escribir es buscar huellas y traerlas restauradas al ahora, no? y yo que sé...

Amando García Nuño dijo...

A veces, como a los delincuentes, las huellas nos delatan.
Buen texto, creo. Seguiré el blog. Un abrazo.

maliae dijo...

Si que sabes... ;)

Víctor L. Briones Antón dijo...

Amando, encantado de tenerte por aquí. Y sí, vamos dejando huellas que no sabemos que dejamos y otros miran.

maliae, más que los ratones coloraos.