29 de enero de 2013

diminutillos

25.


He gestado tantas sonrisas
que querían decir tantas cosas.

He erosionado tantos gestos
en espaldas, ante ojos, para oídos
ajenos a la dirección del deseo.

He transitado tanto por la envidia
que ya no sé si me pertenezco.

3 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Yo, que soy más mayor que tú, he transitado más. Y creo que -efectivamente- no me pertenezco, a quien pertenezco es a la envidia.
Un abrazo.

Natalia Huertas dijo...

los tránsitos nos hacen crecer

Víctor L. Briones Antón dijo...

Amando, Siempre quedan restos de ella, al menos en mí, por mucho que me la quiera quitar de encima.

Natalia, no necesariamente, todos vamos de algún lugar a otro lugar y muchos acabamos, en el mejor de los casos, algo desnortados. Hay que poner un poco de nuestra parte que por andar a secas sólo se obtienen unas piernas torneadas y unos glúteos firmes. ;)