9 de abril de 2013

diminutillos

31.


A cambio de que veas
el movimiento hacia quién eres
y la mejora de tu cuerpo aparente
respecto a tu discurso de quejas engarzadas,


estoy dispuesto yo también,
a despellejarme de espejos,
a mirarme en tus ojos,
y a admitir que yo tampoco
he sido justo con mis sueños.

No hay comentarios: