9 de mayo de 2013

diminutillos

33.


Hoy es un día
de tolerados espejos,
me veo guapo
y sin pellejos.
Mordaz y capataz
sin mandato. Con bondad
suficiente. Un hombre
con salero, capaz
del mejor mañana y más.

6 comentarios:

Alforte dijo...

Eso siempre por favor, me encantó eso de tolerados espejos, hay días en que ellos no me quieren.
bsote

RECOMENZAR dijo...

buen texto

Víctor L. Briones Antón dijo...

Alforte, es que mirarse mucho en los espejos es un acto de inseguridad muy gordo. Los espejos son ventanas y si no es para mirar más allá, si no es para asomarse con la curiosidad de un gato, mejor no mirar. Un beso.

RECOMENZAR, muchas gracias, me doy una vuelta por tu rincón.

Anónimo dijo...

Te has reconciliado con los espejos, eso está bien. Borges tendría que haberte leido, él los odiaba obsesivamente. en "Tlön, Uqbar, Orbis Tertius" pone en boca de Bioy Casares que "los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres"

Anónimo dijo...

Ehhh...se me olvidó el nombre...XD

Colt.

Argax dijo...

Colt, los espejos son la herramienta. Lo que hay que tener es ganas que no valor de mirarse a a uno mismo, eso no apetece todos los días. De eso va la cosa...