10 de junio de 2013

diminutillos

38. 

Heredé una libertad,
una cabeza hueca
y un cuerpo en silencio.

Ya invento mis nudos,
mis palabras son propias.
Reparto bien mi desprecio.

Lo que venga mañana,
será
sólo si lo creo.

4 comentarios:

maliae dijo...

Me gusta...

Argax dijo...

Pues yo que me alegro, es de estas cosas que nacen con la oscuridad subida y después acaban extrañamente bien. Bersos

Anónimo dijo...

E vero... acostumbran a ser el destilado de esa oscuridad...

bersos, corasson


la misma... :P

Víctor L. Briones Antón dijo...

Tu siempre tan anónima...