10 de septiembre de 2013

Mi sur

mi sur
de humildad mal aplicada
conforme y sangrante
te abandono 
aunque me contengas 
en tu silueta 
de luz y espuma

te abandono 
aunque te camine 
y me pises la mirada 
siempre apuntando a los lugares
en los que no te reconozco

mi sur abatido
abotargado 
abúlico 

mi pecho y mi sangre
en huida 
regresando siempre
a ti mal perfilado
a la leve luz 
y a los breves sueños. 


2 comentarios:

Pedro Porres dijo...

Nos duele el sur. Abatido, abotargado, abúlico. Habrá que devolverlo a la vida con paciencia. Poco a poco.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Y con ganas Pedro y con verdades como puños, sin mirar para otro lado.