21 de octubre de 2013

Corriente

Como un río
que al nacer arrulla
y te arrolla después.

Finales navegables,
desplegados los dolores
nos huimos,
nos despreciamos,
nos olvidamos.

Como nuestro río,
enredados en la pérdida
nunca llegamos a ser.