17 de noviembre de 2013

diminutillos

57.

Somos la infancia de la muerte,
hermosa infancia envejeciendo.

2 comentarios:

de Avalon dijo...

preciso i agudo como una katana. me encanta, ya lo sabes :)

Víctor L. Briones Antón dijo...

Gracias maja! o debería decir maliaja?