21 de noviembre de 2013

diminutillos

Tomada de https://twitter.com/IsmaelFCP

Para Ismael
El de la foto y que no tiene miedo a las encrucijadas
58.

No estaba exhausto
cuando los caminos se agotaron.

No había andado tanto
hasta que los pies pararon.

Ahora las encrucijadas
son lugares amables
y la duda es cálida,
fría la ola, posible el freno.

No estaba cansado.
No estaba perdido.
No estaba. 

 

2 comentarios:

Ismael dijo...

Podría decir muchas cosas, pero creo que bastará con decirte que mis orejones y mi conciencia siempre estarán a tu disposición.

Las encrucijadas no son más que oportunidades; elijamos bien y si nos equivocamos, que también tenemos derecho a equivocarnos, siempre habrá una salida.

Gracias por tus letras.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Pues sí... sólo hay que saber desapegarse de lo que ya no te sirve para encontrar esas salidas alternativas.

Y bueno tus orejones los veo este fin de semana.

Un beso.