5 de noviembre de 2013

Secreto

Para Fermín.
Mi tutor del método Stanislavski.

He descubierto un secreto:
da igual lo que digas o hagas,
lo que pienses o muestres,
lo que sufras o rías.
Tus regalos, tus gestos, tu luz,
tus interruptores interrumpidos.

Un secreto, casi una trivialidad:
es lo mimo arriba que abajo
y al carajo se llega igual
si vas sólo o por encargo,
igual si tus pies mandan
o dictan esos sesos zarandeados.
Da igual mirar que esperar,
hacer que ordenar acciones
en cajas taraceadas de ideas.
Da igual el desorden que la simetría,
quién agredía a quién si todo es herida,
mandar poner cofia a los monos
o sangrar la obediencia por los ojos.

Secreto desvelado:
vivir es actuar,
comportarse no es lo más humano.
Vamos de domingo
disfrazados a que nos barajen,
manejen, controlen, alejen...
Muchos verbos nos tejen
y los digo con la boca llena
de dudas, sorpresa y prepotencia.

Me encontraron fuera del traje
que me lleva o que llevo
despellejando un misterio:
vivimos sobreactuados, sin guión,
sin vestuario, sin papel y sin secretos.

4 comentarios:

callejera dijo...

Voy a llevar la última estrofa al granado. Si me dejan. No puedo decirte más palabras porque tú me las has congelado.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Dale...

de Avalon dijo...

Estás en vena, primo... vivir es actuar y decir es imprescindible.
y a seguir.

bersos i más.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Encontrarse la vena, para variar, no deja de ser un placer amiga.