15 de marzo de 2014

diminutillos

73.

No quiero acercarme a ti ni a nada,
a nadie donde podría estar.
No quiero vivir tan muerto,
tan como los otros acostumbrado,
tan dormido y disimulando.
No quiero creer que es esto;
con estos colores
y estos golpes y este óxido.
No quiero esta vida electa
que no me representa.
No quiero alejarme de mí ni ser nadie,
no quiero este soso epitafio
ni el silencio voceando preguntas.

2 comentarios:

Melvin dijo...

Cómo querer lo que esboza un acuartelamiento del vacío... Ese inquilino perverso que gusta de visitas inesperadas, las mismas que acaban permaneciendo por y para siempre...Besotes.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Cómo, dime cómo? Yo ya me he cansado de que mis deseos no nazcan de mí y tengan todos que ver con la posesión de cosas y personas Melvin