30 de mayo de 2014

Tipo Test

4. Ordena en función de su importancia para la supervivencia del alma media las siguientes adicciones:
  • Cándido café cálido que abraza y favorece despertar al olvido.
  • Humo, nube, cortina, pérdida de podrida luz y aliento.
  • Decisiones afiladas tomadas por un cerebro ligeramente parecido al tuyo.
  • Alucinaciones desde varias sustancias hacia varias ausencias.
  • El colorista carnaval de las redes donde descansan los pescados.
  • El interruptor ONdeando, zumbando, huyendo.
  • Mentiras elementales sin doctor que se las crea.
  • La confianza por norma. Esa sonrisa donde rechina la independencia.
  • Que otro disfrute tu involución por cuatro duros reblandecidos.
  • Follar por omisión.
  • La torpeza de los libros de auto ayuda.
  • Creer que lo mejor es la batalla con los nuevos iguales.
  • Gritar, gritar, gritar, gritar y llamarlo opinión.
  • Dormir en una calma de muelles oxidados.
  • Timar a tu reflejo mientras te lavas los dientes.
  • Vestir a Libertad de limpio, al esfuerzo de Salvador y a La Justi de la Mujer Invisible.
  • Vivir sin remedio buscando esa cura que se comió la anguila.

6 comentarios:

SRO dijo...

me acojo al modo aleatorio (si puede ser)

Víctor L. Briones Antón dijo...

Sea...

Blackmount dijo...

de todo se puede prescindir menos del café. y del olvido tampoco. acaso el olvido es mas importante aun que el café, pero tiene el inconveniente que se consigue mas dificilmente

Víctor L. Briones Antón dijo...

Yo hace un par de meses que me quité del tabaco con sus consiguientes ansiedades (aunque al final no aproveché para matar a nadie con la excusa de Es que estoy dejando de fumar).
He dejado alguna red social, ha dejado amistades, estoy en una época de limpieza y quizás por eso este poema.
Pero estoy contigo, sin el olvido esto se convierte en una de esas salas con paredes móviles tan típicas de una película de aventuras, las paredes se irían cerrando sobre nosotros, presionándonos, cada vez menos espacio, hasta que chof! acabáramos siendo puré. Un gusto verte por aquí.

Amanecer Nocturno dijo...

Primero las alucinaciones y después el café. Por último la torpeza de los libros de auto-ayuda. El resto que fluya en orden aleatorio.

Gran entrada. Abrazos.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Amanecer Nocturno, me doy cuenta de que mi orden no es más que el que ahí aparece, pocas variaciones haría si releo el poema.
También veo que hay muchos adictos al café, yo el primero.
Un placer leerte por aquí y contento de que te guste.
Saludos.