17 de septiembre de 2014

El día de la marmota

Me asusta no encontrar las palabras
que nos topemos con la locura sin buscarla
que las bocas coman roca
me asusta no saber estar quieto
si me muero del susto o del miedo
que me da ser de otro lugar
o simplemente ser otro
que me dan mis propias espinas
buscando el exit entre mis latidos

Me asusta apartar la mano del rostro
y que siga ahí el filo de la verdad revelada
despertar reconciliado con mi imbécil
jugar con él una mano
como si nadie nunca hubiera muerto
como si mi miedo fuera una ventana
para tomar el fresco espeso de la rancia calle

Me asusta esta máquina de clonar excusas
que se lava los dientes delante de mí
con su aire ahora estancado 

Me asusta que mañana vuelva a ser mañana




 

No hay comentarios: