4 de octubre de 2014

Ya no

ya no quiero ser uno de nosotros
pertenecer a nuestro conformismo
habitar nuestras escuálidas paredes

ya no quiero la cuesta arriba
ni me creo la humildad del pozo
o el grito engreído del águila

ya no quiero ser ese en el andén
esperado por su hueco y su sombra

ya no seré una distancia que se acorta
ni una madeja de coloridas excusas

estaré en tus preguntas
en mis deseos
estaré en mis piernas
en mis ojos
en la miel intuida
en ese perdón por fin aceptado

estaré bien
sin nosotros
siendo justo pesado y medido

estaré vivo
con mi corazón de cerdo hozando
en el pecho que nunca esperó
ser el centro de un universo

No hay comentarios: