15 de noviembre de 2014

el campo ya no es lo que era

en el campo ya no quedan lobos ni amenazas
solo gente de ciudad y sus manazas
en el campo ya no hay flores ni sembrados
solo búhos borrachos y despeluchados
en el campo las abuelas hacen spinning
sus emepetantos con la Pantoja remix
en el campo los niñatos se ponen palote
con el cuatro ge y los grillos deprimidos
por la extinción del cinco jotas
despotrican contra los tuits usurpadores
vienen a pedirme consejo a desesperado
porque ya hasta en el horno del infierno
el pan es congelado y no hay donde huir
porque allá donde llegues no te habrás movido
ni un centímetro ni un soplido ni un carajo
y te toparás en la única calle de tu mentira
con ese regusto a fritanga y adobo
con la peste a humo escapado y pretensiones
con los pendientes y los casos omisos sin resolver
te toparás con la demanda de las ratas
expósitas
sobre la calidad de la mierda hoy en día
y no podrás más que dormir acusado y excusado
desearás el cadalso y el olvido
y no haber nacido a esta vida de no estar
nunca en calma con las prisiones propias
a este tener por cojones que buscar aparcamiento
hasta cuando sueñas con tu pulsera todo incluido

en el campo hoy
solo hay campistas ineptos
mercadillos con todos los quesos
reproducciones made in China de abuelas con mandil
árboles pelados
algún bar decente lleno de los mismos paquetes
de conversación sobre hijos y alijos

en el campo hoy
hace un frío diferente
que no se combate con abrigo