22 de noviembre de 2014

No solo de spleen vive el cíborg

Sí, lo reconozco
esto no tiene ni pie ni cabezas 
y aun así: respira

El Autor o perpetrador


nada me haría más feliz que ser devorado por una epopeya
sobre la extinción de la raza humana
sustituida por máquinas de tabaco que canten los nombres
de todos esos muertos al cuadrado
de esos cenizos
pisoteados

Nada me haría más feliz que una masacre sin aspavientos
sonreíd al pajarito pajarracos
tan sencillo como abrir el toril al sol
y todos chamuscados

ser personaje de ciencia ficción: Harrison
elegir mis partes de robot
volver a tener pelo
y oportunidades recién traídas de la lonja
ver como se cultivan lechugas en los estadios
como la gente reza y el papa es una licuadora
ser muy chulo y muy inseguro tras la fachada
tener sexo con todos usando la evidencia del fin del mundo

una cuenta atrás a la que ya nadie prestara atención
coletazos
un perro con el hocico blanco que se apaga
mi pistola láser para cortarme las uñas de los pies
y una secretaria mascando palodú que coja mis encargos
mientras yo en mi despacho me manoseo el alma

nada me haría más feliz
que comenzar justo en ese verso a medio crear
mucho antes de que el exterminio fuera un contrato irrompible
de que las fantasías sirvieran para cicatrizar esta herida rellena
de realidad con tos estentóres y nula consideración

nada me hace más feliz que saberme ese cíborg insensible
vestido de ciudadano que paga sus impuestos
cree en la poesía
y en que algunos buenos se salvarán de la quema



No hay comentarios: