5 de noviembre de 2014

Poética

Todo aquello que te haga en las tripas pensantes
lo que la llave en la cerradura le hace a mis gatos.

***

Ese tren que dicen que solo pasa una vez
pasando todas las veces.

***
estar cabeza abajo en equilibrio
sobre la punta afilada de la aguja
y sentir el momento justo en que traspasa la piel,
la conciencia expandiéndose,
la certeza de poder elegir cualquier dirección para la caída.


4 comentarios:

Blackmount dijo...

la vida es corta, y el cantar es largo

Víctor L. Briones Antón dijo...

Y me quedo cantando...

de Avalon dijo...

i ese aquí i ahora, por puntiagudo que sea, es grande!!!

Víctor L. Briones Antón dijo...

Pues sí, buscar esa sensación. Ese clavarse la aguja y ver esa gota circular perfecta aflorando... muy grande querida!