28 de diciembre de 2014

De lo bueno lo mejor, de lo mejor lo superior en este 2014

Sí, es uno de esos post. Me he intentado engañar a mí mismo y de paso a vosotros, convenciéndome de que este tipo de entradas son más para hacer un repaso anual de contenidos que para llenar hueco. Creo que no ha colado.

Aun así voy a atreverme a recuperar lo que estos meses del año que se acaba se ha ido acumulando en mis entendederas. Quizás, quién sabe, hasta saque alguna conclusión válida o algo de lo que me comentéis me abra las puertas de la sabiduría poética.

Vamos que nos vamos. Empezaré por una sección que inicié como un juego y se ha ido poniendo gorda como una suegra “jarta pringa”, los diminutillos. Os traigo tres:


90.

Me he equivocado tantas veces
que soy persona por defecto.

Este me gusta mucho porque habla de como ver los propios puntos flacos te convierte en una persona más canija... humilde, mejor dicho.


93.

de este hilo sin extremos
de dejar de amar la muerte
o de morirme hoy siendo otro

miedo
a esta versión oficial del abismo

Este porque el abismo está imposible últimamente y veo que, desde mayo que fue escrito este diminutillo, la cosa ha seguido empeorando. Total, que un asco, que ya los niños no pueden salir a jugar al abismo porque está lleno de violadores de mentes y todas las farolas están fundidas.


96.

Que fueras un nuevo inicio,
me gustaría,
y que yo así no existiera.

Y este último porque os puede servir de propósito de año nuevo. Aunque es un poco más complicado que dejar de fumar, ser coherente con lo que uno siente y piensa debería ser nuestro mayor afán, pero claro... hay tantos partidos de fútbol que ver que así es casi imposible.

Los diminutillos han sido una de mis mayores satisfacciones-distracciones. Me han ayudado a explicarme lo que sucedía a mi alrededor y de pecho para dentro. Les tengo cariño y creo que van a seguir creciendo el año que viene porque son como los cactus que crecen mejor si no se les echa mucha cuenta, el abono los mata. Así que me sentaré a contemplar sus espinas y a esperar esa rarísima flor entre los pinchos.

A continuación os traigo varias entradas de otras secciones. Son más largas, por eso no las transcribo íntegras y os pego el enlace para evitar que esta entrada acabe pareciéndose a la versión extendida de Ben Hur conoce al Hobbit y este le cuenta la vida de Escarlata O'Hara después de meterse entre pecho y espalda un cocido madrileño.

Empiezo con las Micro Reseñas y os traigo la primera, la que inauguró la serie, dedicada a Hotel New Hampshire de J. Irving. Durante este año he descubierto que dejando un par de días el libro en la mesilla después de terminarlo y volviendo a él transcurrido ese tiempo, uno se encuentra con conclusiones más allá del “¡qué chulo tío, me lo he pasado super, super bien!”. Es más uno comprueba sorprendido que se ha enterado de muchas cosas y que la obra le hablaba a él y a nadie más.


Durante el año entrante mi intención es continuar con estas recomendaciones de las obras que he manoseado. Hay que compartir todo menos las patatas fritas.


Durante el 2014 también me dio por experimentar y aunque no ha explotado nada y no han tenido que venir los bomberos a casa en ninguna ocasión (lástima), este uso de la ciencia del profesor chiflado sí que ha producido algún resultado como son los poemas Tipo Test. Que no son más que una mezcla entre los exámenes de facultad y un chascarrillo poético. Reconozco que esta sección está en la cuerda floja, pero como me lo paso tan bien jugando a construir estas marcianadas que ya veremos qué hago. Aquí podéis leer el que más me ha gustado:



Paso a otra sección que se ha estrenado este año, en los últimos meses de hecho. Veréis, yo antes tenía un blog que era más una bitácora personal, un diario pornográfico de un adolescente calvo. Abandoné esa excesiva exposición pero me quedó el gusanillo de seguir escribiendo y publicando textos centrados en reflexiones sobre lo que me rodea, en mi visión del mundo. Son una especie de artículos de opinión que no publicaría ni el dominical más cutre de un periódico de pedanía. Total, que he recuperado para este blog ese tipo de textos. Aquí podéis leer mi preferido de Los Sueltos, una reflexión sobre el miedo:



Ahora, otra sección recuperada de las catacumbas de mi pasado blogueril (palabro que me he inventado y adaptado al castellano por la jeta): El Diccionario del Diablo, un homenaje a uno de los autores que más han marcado mi trayectoria lectora, Ambrose Bierce. La cosa va de crear relatos breves, en ocasiones varios brevísimos (como los de la entrada que he elegido) que se apoyan en una definición extraída de la obra original escrita por Bierce, un libro imprescindible, por cierto. Los textos escritos bajo esta premisa también suponen un disfrute personal considerable que espero que se note en el resultado. Os dejo uno sobe el o lo Absurdo.
http://acercameintos.blogspot.com.es/2014/11/diccionario-del-diablo.html

Ya para terminar estos Greatest hists en bata de guatiné, una sección con más solera que el sobaco de Cayetana de Alba. Antes se llamaban CONOS, un título absurdo que pretendía ser homenaje a OCNOS de Cernuda pero que a mí, cada vez que plantaba el ojo sobre él, me recordaba más a un helado de cucurucho o, si me frotaba los ojos y aparecía una cejilla sobre la ene, pues... En fin, que no estaba muy convencido y me preocupaba estar ofendiendo a Don Luis con semejante esperpento. Por eso hoy, mientras juntaba letras para esta entrada, me he dicho: «tienes que cambiar esa sinrazón». Así que, en un alarde de ingenio y para reflejar el carácter prosístico de lo que se recoge bajo el epígrafe, la he nombrado ¡Qué prosas pasan! Prosa poética. Aquí os dejo un corte sobre el uso del condicional y los espetos de pollo. Qué raro ha sonado eso, me vendo fatal, por eso no se me curan las heridas.


Esto ha dado de sí el año, espero que los que me habéis acompañado sigáis visitándome y que traigáis a vuestros amigos y mascotas; espero que vengan ojos conectados a entendederas nuevas y que no me falten las ganas de escribir.
Nos vemos el año que viene y que la mala leche de Bierce sea con vosotros y con vuestro espíritu.


4 comentarios:

Blackmount dijo...

Amen, amen. May the Bierce be with you. Muy feliz nochevieja y que el proximo año nos traiga aun mas de tan excelente poética tuya y que las musas blogueriles te sigan siendo propicias (que por aqui estan en huelga). abrazos

Víctor L. Briones Antón dijo...

Bierce, su actitud al menos, siempre está conmigo. Y es que he pensado siempre que mi adorado Ambrose, tenía que ser un vividor de lo más interesante, pero, no sé, debajo de todo ese cinismo tenía que haber un gusto apasionado por la vida que es digno de recuperar y de aplicar a uno mismo.
Lo de la poética excelente se intentará, no la excelencia por supuesto sino simplemente la poesía.

Y nada más queda devolverte los buenos deseos, que tus ficciones envolventes sigan llegando y que en tu vida personal todo lo que tenga que venir sea entendido, asumido y utilizado para avanzar.

Me permito enviarte un beso fuerte amigo. Muy fuerte!

un-angel dijo...

Lo del Hobbit contándole a Ben-Hur la vida de Escarlata en charla post-cocido me ha hecho morirme de la risa, jajajaja...pero es que contar todos los frentes que tienes abiertos ( y poniendo tanto arte en todos ) requiere su espacio y su tiempo.
Yo te mando un abrazo enorme, te deseo todo lo mejor ( no precisamente hoy, sino todos los días del año ) y espero seguirte leyendo, contandonos y compartiendo durante mucho tiempo más, amigo mío.
Un abrazo grande.
Ya sé que van dos, pero es que hoy hay que aprovechar ;-)

Víctor L. Briones Antón dijo...

un-angel, me conformo con que hayas sido capaz de llegar al final.
Sabes, una cosa buena de los blogs, es que, al contrario que en tu día a día, puedes relajarte y bajar el tono, cachondearte a gusto de lo que te rodea está "ahí fuera"; en mi día a día también suelo usar el cachondeito pero claro, la gente suele tener el ojal apretado y no siempre lo entiende y hay que dosificar...

Te mando otro abrazo fuerte, como tu dices, para todos los días. Que las letras y las risas que nos acercaron continúen...

Besos