20 de diciembre de 2014

Uno menos en la pila de libros pendientes

El libro de los hombres lobo. Información sobre una superstición terrible.
Sabine Baring-Gould
Valdemar Gótica 190p.

A pesar de ser muy fanático de este personaje mitológico, este libro había permanecido medio olvidado en mi biblioteca hasta que, en uno de esos aquelarres personales que se producen cuando uno acaba una obra y tiene que elegir la siguiente, vino solo a mis manos. A partir de ese momento toda la fascinación de épocas anteriores volvió de repente. El hombre lobo damas y caballeros, nada más y nada menos.

Se trata de una obra de divulgación. Una recopilación de casos y sucesos relacionados con el mito. El autor, al que no conocía, es uno de esos hombres polivalentes al estilo renacentista. Nos lo presenta bien Antonio José Navarro en un prólogo más sobre el autor que sobre la obra.

Me agradó especialmente el acercamiento del autor al tema. Desde una perspectiva científica, avanzada para su época, recordar que la obra se publicó originalmente en 1865, aborda los hechos sin profundizar mucho en ellos pero ofreciendo en todo momento su hipótesis que relaciona la licantropía con padecimientos mentales de distinta índole. Pero es este distanciamiento, este no enfrascarse en farragosos análisis de datos, lo que permite además a Sabine respetar también el componente fantástico de lo que tiene entre manos. Así vemos como en la narración de los sucesos a lo largo de las distintas épocas (desde la Grecia Clásica hasta el momento de la escritura del libro) el autor no deja de emplear un exquisito y entretenido tono de literatura de terror. Destacan sus descripciones de los paisajes y de los hechos abominables que son objeto de atención en la obra.

El planteamiento es sencillo, con una traducción cuidada que permite seguir en todo momento lo que se nos narra. Bien es cierto que la prosa, a veces se alambica y aparece algo recargada, pero esto no es ni frecuente ni tampoco sirve para perder el interés en la lectura.

El punto fuerte lo encontramos casi al final, la narración de los sucesos que se le achacan a Gille de Retz, Mariscal de Francia. El autor desmenuza estos hechos y se recrea en ellos durante tres capítulos de su obra. Presten atención al final del Mariscal de Retz, ¿a qué les recuerda?

Otro punto fuerte de la obra es el tratamiento que se hace del mito de la transformación en animal, no sólo en lobo, dentro de las cosmogonías nórdicas. Quién no quiso ser un berserker cuando era adolescente o quizás es que todos los adolescentes lo son.

Aunque el final se hace demasiado abrupto, queda la misma sensación que cuando se termina una atracción de feria demasiado pronto. La mente pide más: más sucesos, más sangre, más transformaciones maravillosas, más secuestros y más locos encerrados en sanatorios insanos. 


No hay comentarios: