14 de febrero de 2015

diminutillos

Dos poemas cortos sobre puñetas puñeteras...

127.

Dientes sin dentellada,
piernas sin patada,
puños sin puñetazo
para jugar a las tabas.


Mándame por favor
a hacer primorosas puñetas.
Te las traeré fritas y escurridas ,
con guarnición desangelada
de cojoneras moscas.

Mándame por favor bien lejos,
y que la distancia piadosa
mezcle los cuervos con los colibríes,
los cadáveres con los atletas
y todo ese montón de mierda
pueda ser tomada sin asalto
como una conversación edificante.