25 de febrero de 2015

diminutillos

128.

No fue la rueda ni el fuego,
que fue la repetición:
domesticó a los borregos,
alma de hombres les dio.