11 de marzo de 2015

diminutillos

130.

mis semejantes no se me parecen
mis enemigos ni se molestan
la sisa del ego queda holgada
la punta de la lengua siempre vacía
no supe ser mi propio silencio
ni combatir la condición acondicionada

2 comentarios:

Javier Vayá Albert dijo...

Diminutamente grandioso.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Muchas gracias Javier y un placer verte por aquí...